jueves, 22 de septiembre de 2016

Benzaiten (弁財天)



Ahora mi madre, que se quedó viuda, empezó a hacer una ofrenda a una serpiente (es  decir, una especie de energía representada por la serpiente) poniendo un vaso de agua en el balcón de la casa, que está orientada hacia el noroeste.
Según mi madre, que acaba de leer un libro titulado “Cómo mejorar la suerte”, el noroeste es por donde pasa la serpiente sedienta, que trae suerte, por eso es bueno colocar un vaso de agua para atraer la atención de este bicho y hacerlo entrar en casa.
Pero Mamá, le dije, ¿eso no es un dragón? Sea como sea, desde que empezó a hacerse amiga del reptil mitológico, no paran de pasar cosas buenas, aunque se trate de cosas pequeñas como encontrar una buena oferta en el súper. Parece que esta práctica hace feliz a mi madre.

En muchas zonas de Japón, las serpientes se consideran animales sagrados. Por ejemplo, la diosa del Amor, la Fortuna, la Sabiduría y la Música, Benzaiten 弁財天), tiene serpientes como mensajeras. En las representaciones de esta diosa, muchas veces aparece montando en un dragón o una serpiente.


Benzaiten es una diosa sincrética, adorada tanto en el budismo como en el sintoísmo.  Se originó a partir de la diosa hindú Saraswatli,que significa agua, por eso cerca de una fuente,  un río, o en una isla, suele haber templos dedicados a esta deidad. Uno de ellos es Ryuanji (瀧安) como está cerca de mi casa, iba muchas veces cuando era niña. 


Recuerdo que en una visita, un mono se me acercó sigilosamente y robó una bolsa de chucherías de mi mano, y acto seguido se fue corriendo hacia el río balanceándose de una rama de un arce a otra, y tras sacudirla se cayeron decenas de hojas lentamente tiñendo al río de rojo, me quedé impresionada.


Es un lugar no muy conocido por los turistas, pero os lo recomiendo, especialmente si tenéis la oportunidad de visitar Japón en otoño. Podéis caminar por la senda hacía la catarata de Mino, y no olvidéis probar la tempura de arce, que se vende a lo largo del camino. Creo que es el único sitio en Japón donde se puede probar una delicia de hojas.



viernes, 22 de julio de 2016

Cubitos de hielo con flores



El mes pasado fui a Japón para visitar a mi padre, que estaba ingresado en un hospicio, donde los pacientes pasan los últimos días de su vida. El hospicio está en la ladera de un monte, alrededor del cual se extiende un bosque de pinos. Mi madre y yo llevábamos allí todos los días flores para adornar la habitación, y le decíamos: mira, papá, estas son de nuestro jardín, y estas son flores silvestres que encontramos por el camino. Pero a mi padre no parecía importarle mucho, parece ser que le gustaba más oír, por ejemplo, oh, la Bolsa de Tokio ha cerrado hoy con la subida más importante de los úlitimos  7 meses. Bueno, cada uno tiene su gusto, y no cambia porque ya esté al final de su vida.


En la habitación, había una nevera, y como los amigos  y vecinos nos traían a menudo fruta, yo empecé a hacer cubitos de hielo con la fruta y las flores, recordando una página web que había visto

 Cubitos de hielo con frutas..



 Cubitos hielo con flores... Queda bonito, verdad?

 

Mi padre bebió un sorbo de agua con un cubito de hielo de flores. Es uno de mis recuerdos de estos días.